Estos dos ingredientes, junto con el toque “local” son nuestra seña de identidad. Con estos dos reclamos damos contenido a actividades propias del turismo MICE: actividades de Team Building y Programas de incentivo.

Las empresas que buscan fortalecer los lazos entre sus equipos o que afloren las habilidades de sus trabajadores, encuentran en las actividades de Team Building una manera original y eficaz para conseguirlo. Los incentivos con los que las organizaciones premian y motivan a sus trabajadores son también una actividad propia del turismo MICE.

La gastronomía es una fuente inagotable de contenido y experiencias; Cantabria cuenta con una constatada tradición gastronómica tanto por la calidad de sus productos, como por la oferta hostelera que permite disfrutar de ella. Los productores tienen igualmente un nuevo papel, ya que las nuevas tendencias priman la autenticidad y el trato cercano. Participar en juegos de contenido gastronómico que te descubren la idiosincrasia local, realizar un taller de sobaos en una cabaña pasiega con una experta local, o que el mismo quesero te dirija la cata de sus deliciosos quesos artesanos, son experiencias que sacarán lo mejor de los participantes.

Las actividades relacionadas con la tradición local, las actividades vinculadas al territorio se enmarcan en  Cantabria en una naturaleza privilegiada: actividades tradicionales como las “Regatas de traineras” en la bahía de Santander o torneos de “Deporte Rural” donde divertirse trabajando en equipo.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo recursos locales son soluciones y contenidos para las empresas que eligen nuestro destino para las reuniones de sus equipos. Unos recursos que encajan como “bleisure” y aseguran una estancia productiva y agradable para los visitantes que querrán repetir y serán nuestros mejores prescriptores de destino.